En La Maison buissonnière son bienvenidos todos los niños acompañados de un adulto con quien se sienta seguro, sin importar el idioma, el origen ni las creencias, cuestionamientos o problemáticas. Lo que nos reúne es el interés por el niño en su devenir como un ser humano.