Objetivos

5

Toda persona que visita la Maison buissonnière tiene sus propios objetivos,

que pueden ser diferentes de los aquí mencionados:

Para el niño:

  • Facilitar la facultad social del niño, es decir permitir que disfrute del contacto extra- familiar. Pero también introducirlo en las reglas y restricciones propias de la convivencia social, en presencia de los padres o de un adulto a quien pueda recurrir en todo momento para ser consolado, apoyado y alentado.
  • Preparar al niño a la separación de aquellas personas de las cuales depende su identidad, y así facilitar el paso de la intimidad familiar al entorno social de la guardería o la escuela.
  • Permitirle a su propio ritmo, progresar hacia una autonomía.
  • Prevenir las dificultades relacionales precoces del niño en su entorno social y alrededor de las cuales se instalan muy comúnmente el silencio o el malentendido.
  • Posibilitar el encuentro entre niños que pertenecen a comunidades culturales diferentes.
  • Ofrecer al niño, ávido de comunicación interpersonal, una diversidad de interlocutores.

Para los padres:

  • Ofrecerles la oportunidad de conocer mejor a su hijo, viéndolo evolucionar en presencia de otros niños y adultos.
  • Brindarles apoyo y acompañamiento en su rol de padres y educadores.
  • Facilitarles el reencuentro de su identidad como adultos mediante la interacción con otros adultos que atraviesan por una experiencia similar a la suya.
  • Encontrar en el equipo que los recibe una escucha abierta y tolerante respecto de las dificultades, mayores o menores, que se viven en la familia.
  • Ofrecer a los padres la posibilidad de pasar un momento de calidad con su hijo.
  • Romper con el aislamiento al permitir la interacción y la convivencia con otros niños y adultos (padres, el equipo), sin dejar de estar presentes para él.